16 de junio de 2024
Buscar

Komplot, la discoteca que situó a Zaratán en el mapa nacional de la música electrónica

Local

20 de mayo de 2021

La sala abrió sus puertas en 1994 convirtiéndose en pionera en la importación de la cultura Club, y recibiendo a los djs más reconocidos a nivel mundial, como Jeff Mills, Carl Cox, Sven Väth o Paul Van Dyk.

Pasada la década de los ochenta, cuando la Ruta del Bakalao dio pie a los orígenes de la nueva ola de música electrónica en España, el movimiento clubbing empezó a calar entre jóvenes y no tan jóvenes, propiciando el nacimiento de salas que llegarían a convertirse en verdaderos templos de una nueva cultura y forma de vida. Con el post-punk y la new wave aparecieron en Valladolid nuevos entornos donde los pinchadiscos animaban las noches ante un público deseoso de los nuevos estilos que comenzaban a llegar desde el norte de Europa. La era dorada de la cultura Club había comenzado, y en plenos noventa el público exigía un concepto musical que empezaba a materializarse en discotecas como Camarote, en la capital vallisoletana. Sin embargo, aún estaba por aparecer una de las salas que llegarían a convertirse en referente en el panorama de la electrónica de España, situando al municipio de Zaratán en el mapa nacional.

El 16 de septiembre de 1994 abría sus puertas la sala Komplot, con una apuesta musical totalmente distinta a lo que en ese momento triunfaba en la mayoría de discotecas de nivel nacional. Esta nave situada en el Camino de la Balsa se convertía así en una de las salas pioneras en la importación de la música electrónica, y sus fiestas fueron ganando peso y prestigio gracias a la apuesta que se hizo por entonces por la organización de eventos en los que pinchaban los mejores disc jockeys internacionales del momento. Komplot puso todo su empeño en crear un espacio underground con formato de macro sala sin saber que estaba convirtiéndose en un atractivo de éxito con todas las letras.

En una época en la que «los fines de semana se prolongaban desde los jueves hasta el domingo», su sesión más habitual era la de las mañanas de los domingos, siempre presididas por sus residentes Chuchi y Michael. Por otra parte, en sus sesiones nocturnas aterrizaban en Zaratán djs llegados de todos los puntos del planeta, y que si ya entonces eran una referencia hoy han logrado posicionarse entre los mejores del mundo. Hablamos de artistas internacionales de la talla de Jeff Mills, Paul Van Dyk,  Carl Cox, Marusha, Jules Vern o Sven Väth, o nacionales como Christian Varela, Dj Pepo, Óscar Mulero o Pedro del Moral. Todos ellos, sumados a una lista interminable, pasaron durante estos años por la cabina de Komplot sirviendo de aliciente para unas fiestas que atraían a miles de personas de todas las partes del país.

Al tiempo que Komplot iba creciendo, la música iba evolucionando, surgiendo sonidos más trance con toques más ácidos o avanzando hacia el techno. La fiesta sobrepasaba las puertas de Komplot, y en la campa que servía de aparcamiento los maleteros permanecían abiertos durante horas para seguir bailando al son de las canciones del momento. Las distintas salas de la provincia ofrecían una alternativa para los amantes de la electrónica que siempre encontraban planes en función de cada día de la semana. «Recuerdo acabar una sesión a las 12:00 de la mañana y ver toda la campa nevada y llena de coches y gente. La fiesta no terminaba nunca y tengo la sensación de que era una época más feliz, donde había más empleo y más posibilidades de ocio», apunta Chuchi Komplot, dj residente de la época.

Pero no solamente la electrónica era su atractivo: gracias a las características de esta sala, por Komplot pasaron artistas de otros estilos como el rock, con bandas en cartel como The Nomads, El Último de la Fila, Los Suaves, Soziedad Alkohólika o Platero y Tú. Después de cuatro años de éxito, el espacio cerró temporalmente en 1998 y tras una reforma volvió a abrir sus puertas con una propuesta algo más comercial y distintos horarios. No duraría mucho. Después de su cierre definitivo en el año 2000 se intentó trasladar esta marca a la sala Aries de Tudela de Duero, que apenas duraría tiempo, poniéndose así punto y final a una época dorada de la música y la fiesta en Zaratán.

«¿Quién no recuerda la Komplot siendo cuarentañero y de Valladolid?», apunta un usuario habitual de la sala durante sus años de oro, actual vecino de Zaratán. «Este sitio empezó con una línea musical y unos horarios que no existía en la ciudad. Sus fiestas eran a las seis de la tarde los domingos y más adelante también los sábados a medianoche o a partir de las seis de la mañana. Todo el mundo iba con ganas de fiesta y de pasarlo bien, allí conocimos a muchos djs emergentes de otros estilos, como Wally López, y muchas estrellas internacionales como Mark NRG o Marco Bailey. En un período determinado la fiesta se organizaba en el parking, mucha gente ni entraba. Al final de su etapa el estilo musical cambió y poco a poco se empezó a cambiar ese tipo de música, y la sala llegó a su final», recuerda.

27 años después de su apertura, el espacio que albergaba la Komplot es, hoy por hoy, una nave vacía del polígono que busca nuevo dueño a través del cartel de ‘Se Alquila’. De aquellas fiestas inolvidables quedan ahora fotos, entradas antiguas de sus sesiones, y la huella que ha dejado en la memoria de varias generaciones de vallisoletanos, muchos de los cuales disfrutaron de sus mejores momentos en este enclave.

Fotografías cedidas por No Solo Djs (www.nosolodjs.com).

Nueva edición disponible

Hazte ya con la octava edición de la revista Zaratán al Día. Haz clic sobre la imagen para verla online.

Lo último

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart